www.bestiario.com/ojo/d.php?id=82

ACORAZADO-BAR (IV). Se abre una nueva dimensión cuando aparece un cuarto donde tu imaginabas una pared y no digamos cuando lo que se oculta allí es un escenario.

Sobre aquellas tablas, erguida y desafiante, una mulata desvestida con ropa interior negra iniciaba un acelerado y convencional número de streep- tease. Nuestra mirada ascendía sufriendo vértigos a lo largo de la costura de sus medias de rejilla. En la balconada de un corsé a punto de rebosar, se alojaban dos tetas enormes. Unos tacones de veinte centímetros elevaban su cabeza por encima de los dos metros y desde aquella estratosfera nos ignoraba.

-¡Joder, Qué buena está!-exclamó M, con esa prodigiosa capacidad que tiene a veces para la síntesis poética.

Se movía por la pista como haciendo tiempo, displicente, convencida de estar malgastando su talento. Interpretaba su papel como una actriz profesional que no siempre encuentra los trabajos que merece. Todo eso y una corta melena negra le daban una lánguida apariencia de poetisa argentina o de escritora existencialista francesa que contrastaban con su amenazante figura atlética y una mirada felina que arañaba de lejos.

La cosa iba rápida porque había salido con poca ropa así que cuando les tocó el turno a las bragas todavía estábamos hipnotizados por el vaivén simultáneo de sus tetas. No sé exactamente en que momento sucedió, pero de lo más profundo de su entrepierna surgió, como liberada de una postura antinatural, aquella... ¿cómo diría? aquella enorme polla mulata con sus dos cojones, mulatos también.

-¡Ahí va el palo mayor!-exclamó el jefe sonriendo por el colmillo.

Esta era la parte en que ella disfrutaba más, cuando la mirada incrédula viajaba una y otra vez de sus huevos a sus ojos buscando una explicación.
Tanta mujer tenía que ser algo más que una mujer pero en ese momento no podíamos decidir a qué se debía la erección que palpitaba bajo nuestros pantalones.

-¡Vivan las mujeres con dos cojones!-insistió el hombre buscando nuestra complicidad, y con la mandíbula desencajada sólo pudimos asentir tímidamente:

-¡Que vivan! ¡Que vivan!

[Versión para imprimir] [Enviar]

Publicado el viernes, 10 de febrero de 2006, a las 1 horas y 33 minutos


[1] Pendulo. Oscilaba e Hipnotizaba....vaya mentalñista más bueno.
ver oscilar tres ( cuatro contando los testiculos ) a la vez ....
Entiendo que estuvierais asi,
El nombre del bar debe ser una complicidad al torpedo que bajo la linea de flotación acecha al cliente.
Agradecería saber donde esta el bar...le preguntaré al taxista de guardia.
Salud...y suerte
Comentado por El Puñalón | 10/2/2006 08:55
[2] ¡Un diez!.
Comentado por Manu | 10/2/2006 17:50
[3] ¡Que no mueran!. ¡Que no mueran! Toño, perdóname, pero aquí tienes una novela. ¿Una novela negra? Quizá. A M. y al narrador les tiene que pasar algo, ¿no? Ánimo.
Comentado por el mantenido | 10/2/2006 18:48
[4] Morir. no morirán.A lo mejor toman por el culo pero nada más.
Gracias Leandro
Comentado por toño | 10/2/2006 19:24
[5] .... Me lo he pasado de Miedo en el Acorazado-Bar. Humor y estilo. Qué dificil eso. Te dejo un beso
Comentado por sabbat | 12/2/2006 12:46 | http://imaginate.blogia.com/
[6] Cojonudo (una vez más). Pero creo que en este, digamos, género te desenvuelves como polla en el agua. Por cierto, creía (o quería) que era cierto hasta que dieron las tres. Siga, siga.

Matías Bruñulf

P.S.- No anda mal encaminado El Mantenido...
Comentado por Matías Bruñulf | 22/2/2006 02:54 | http://www.bestiario.com/mvcuc






Ilustración de Toño Benavides
L M X J V S D
1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31
  
  





Bitácoras de Bestiario.com:
Afectos Sonoros | Cómo vivir sin caviar | Diario de una tigresa
El mantenido | El ojo en la nuca | Fracasar no es fácil
La cuarta fotocopia | La guindilla | La trinchera cósmica
Letras enredadas | Luces de Babilonia| Mi vida como un chino



© Bestiario.com 2004
bestiario@bestiario.com

Un proyecto de TresTristesTigres