www.bestiario.com/mantenido/d.php?id=113

ABORTO. No, no sabemos explicarnos, nosotros los hombres. Y cuando lo hacemos, nos explicamos fatal. Tampoco sabemos llorar. Se nos da peor que mal. Nos avergüenza, nos enfurece, nos acojona. Las lágrimas nos desarman.

Hablaba en general, decía «nosotros los hombres», aunque no haya dos iguales, para no hablar de mí. Para no contar que he llorado mientras mi niño se quedaba dormido en nuestra cama, hecho un ovillo en mi regazo. He llorado mansamente, en silencio, sin aspavientos, pegado a mi niño. Cuando se ha girado y ha dejado de acariciar la etiqueta de su osito, me he secado las cuatro lágrimas que he derramado, me he levantado y he preparado el biberón de la merienda. He vuelto al dormitorio, le he contemplado un rato y le he puesto la tetina en la boca. No ha abierto los ojos, pero no ha dejado ni gota. Luego he regresado a la cocina y he llamado a mi colega. Le he dicho que me acababa de enterar, que lo sentía mucho y que dentro de nada empezará a cambiar pañales. He colgado, he merendado y me he puesto a escribir.

No pretendo psicoanalizarme ni hurgar dentro de mis tibias vísceras, tan poco sensibles al dolor ajeno. Tampoco quiero encontrar respuestas que expliquen ese llanto inesperado. Mientras mi niño se quedaba dormido, me he hecho preguntas patéticas, triviales, egoístas. ¿Cómo se llora a un hijo que aún no ha nacido, que aún no tiene rostro, a un hijo que ha subsistido sólo unos meses dentro de ti, que ha sido tuyo, que siempre será tuyo aunque no haya existido para nadie más? ¿Cómo sería mi vida si mi niño hubiera muerto antes de nacer pero cuando ya estaba con nosotros, cuando estábamos ya pendientes de él? ¿Cómo sería mi vida si mi niño muriera hoy, mañana, cualquier día? Debo reconocer que, aunque me ha apenado mucho que mi colega haya perdido a su criatura, no pensaba en nadie más que en mí cuando lloraba. Tengo miedo.

[Versión para imprimir] [Enviar]

Publicado el martes, 5 de julio de 2005, a las 12 horas y 41 minutos


[1] Difícil. Es difícil afrontar la muerte, pensar en ella, temerla... según crecemos y envejemos nos vamos acostumbrando a tenerla cerca, ya verás.
Comentado por Pedro | 05/7/2005 20:12
[2] Confundida. Me siento confundida, por lo que hice, no se si fue lo mejor, pero jamás lo voy a olvidar, porque cuando lo hize no solo murio mi niño también murió una parte de mí que nunca la voy a recuperar!
Comentado por Elizabeth | 15/5/2006 06:50
[3] mr_ale_32. http://www.palimpalem.com/4/cytotecolandia

esta todo sobre las pastillas ctotec...
Comentado por alex | 20/4/2007 02:41 | http://www.palimpalem.com/4/cytotecolandia
[4] El aborto. En los últimos años el aborto se ha convertido en una discucuión que hoy en día se estan biendo los resultados muy serios del tema el aboto que a simple vista se ve que no es un tema de interes pero si lo analizamos con detalles el abortem es parte de nuestra vida.
Comentado por Raquel Juárez Rumualdo | 22/6/2007 22:03






Ilustración de Toño Benavides
L M X J V S D
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31
  
  

· Enlaces
· GO!
· J.
· Kirai
· Mañas
· Orsai





Bitácoras de Bestiario.com:
Afectos Sonoros | Cómo vivir sin caviar | Diario de una tigresa
El mantenido | El ojo en la nuca | Fracasar no es fácil
La cuarta fotocopia | La guindilla | La trinchera cósmica
Letras enredadas | Luces de Babilonia| Mi vida como un chino



© Bestiario.com 2004
bestiario@bestiario.com

Un proyecto de TresTristesTigres