www.bestiario.com/mantenido/d.php?id=175

UN JUGUETE «OSTENTÓREO». No me gusta fardar. Ni a mí, ni a nadie, que todos somos muy humildes. Aquí nadie es vanidoso ni «ostentóreo» (palabro creado por el difunto Gil y Gil, que un buen día fundió ostentoso con estentóreo). Pero el otro día, tomando una copa de cava antes de la cena de Nochevieja, en mitad de un bar y rodeado de amigos, aunque no recibí ninguna llamada saqué el teléfono nuevo del bolsillo para mirar la hora y, sobre todo, para que lo miraran. Para que se dieran cuenta. Sí, como quien no quiere la cosa, y aparentando desenvoltura, lo exhibí más o menos con la misma cara de imbécil satisfecho con la que el colega que acaba de estrenar un coche te perdona la vida en el paso de cebra. Encima no me limité a mostrar mi nuevo juguete: siguiendo a pies juntillas el manual del perfecto hortera, reproduje a todo volumen una canción y si no hice una fotografía, con flashazo incluido, fue porque se me ocurrió la idea cuando ya estaban cerrando el local y llegábamos tarde a las casas de nuestras madres o suegras. Debo confesar, además, que desde que estrené al aparato no he dejado de martirizar a quienes me rodean retratándolos, grabándolos en vídeo, poniéndoles canciones, enseñándoles juegos o explicándoles cómo puedo enviar correos electrónicos.

Escribo esto y me avergüenzo, y me arrepiento, y me digo: ¿ahora qué hago?, ¿conseguiré ser menos exhibicionista, o algo más educado? Como no estoy dispuesto a cambiar de cacharro (ni loco lo sustituyo por el anterior, una decrépita antigualla que ya no vibraba y con la que no podía navegar por Internet), quizá no me quede otro recurso que regresar a los usos y costumbres del milenio pasado, cuando sólo cogíamos el teléfono en casa, o en un cabina, para hablar en privado. Sin que nadie nos molestara y sin molestar a nadie.

[Versión para imprimir] [Enviar]

Publicado el lunes, 9 de enero de 2006, a las 15 horas y 48 minutos


[1] Sombras AMENAzantes. Yo estaba en esa fiesta, o quizá en otra, y te vi allí haciendo el pavo con el puto móvil de tropecientos euros. Y pensé: este gilipollas le está quitando lustre a mi traje de Armani, a mi reloj de pulsera y a mis zapatos de piel de cocodrilo bolibiano. Maldito vanidoso, no le dará vergüenza, pensé, y con disimulo activé una melodía en el bolsillo para sacar mi Nokia 6900 T y responder una llamada que nunca me hicieron. Y no dejé de hablar hasta que se giraron todos los rostros.

Cuando llegué a casa me sentí mal. Una pelea de gallos con espuelas celulares. Te recordaba y pensaba: Pobre chaval, pobre muerto de hambre. Para un momento de gloria que pudo haber disfrutado...

¿Por qué soy así, por que me gasto tanta pasta en aparentar que soy algo que vale la pena mirar? Si los demás no se esforzaran tanto en hacerme sombra.
Comentado por Rodolfo Cobardino | 22/1/2006 17:59
[2] Cialis Generique Pas Cher Amoxicillin In Cats Buy Levitra Viagra Online [url=http://bakgol.com]viagra acheter[/url] Is Cephalexin Good For Vaginal Infections
Comentado por http://erxbid.com | 21/2/2019 07:52 | http://etrobax.com
[3] Prescription Drugs Without Rx Minocycline Vs Amoxicillin <a href=http://viaaorder.com>viagra</a> Generic Dutasteride In Internet
Comentado por http://adrugo.com | 27/4/2019 23:09 | http://eulexin.net






Ilustración de Toño Benavides
L M X J V S D
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31
  
  

· Enlaces
· GO!
· J.
· Kirai
· Mañas
· Orsai





Bitácoras de Bestiario.com:
Afectos Sonoros | Cómo vivir sin caviar | Diario de una tigresa
El mantenido | El ojo en la nuca | Fracasar no es fácil
La cuarta fotocopia | La guindilla | La trinchera cósmica
Letras enredadas | Luces de Babilonia| Mi vida como un chino



© Bestiario.com 2004
bestiario@bestiario.com

Un proyecto de TresTristesTigres