www.bestiario.com/mantenido/d.php?id=238

CONTACTO. Ocurrió hace tres o cuatro semanas, en el metro. Un mendigo barbudo y cuarentón al que he visto varias veces en esa línea entró en Serrano. Con sarcasmo, aunque mirando al suelo, comenzó a soltar su discurso habitual, un monólogo para nada lastimoso que pretendía que sonriéramos un poco, al menos un poco. La mayoría de los pedigüeños del metro permanecen en el vagón una parada, pero éste aguantó dos. Poco antes de llegar a Alonso Martínez empezó a recaudar. En mitad del vagón, una mujer abrió el monedero justo cuando el barbudo le ofrecía unos kleenex a una chica que estaba enfrente. La chica rechazó el paquete, le dijo que estabábamos en verano y que no lo necesitaba, pero le entregó unas monedas. Mientras tanto, la mujer dudó, alargó el brazo y estuvo a punto de tocar la espalda del barbudo, pero no llamó su atención. No se atrevió a rozarle. De espaldas a ella, el hombre se dirigió a la puerta. La mujer, ya con el dinero en la mano, no le llamó. Pero cuando avisé al barbudo y se dirigió hacia ella, sí que se quedó con el paquete de pañuelos.

[Versión para imprimir] [Enviar]

Publicado el miércoles, 9 de agosto de 2006, a las 12 horas y 31 minutos








Ilustración de Toño Benavides
L M X J V S D
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31
  
  

· Enlaces
· GO!
· J.
· Kirai
· Mañas
· Orsai





Bitácoras de Bestiario.com:
Afectos Sonoros | Cómo vivir sin caviar | Diario de una tigresa
El mantenido | El ojo en la nuca | Fracasar no es fácil
La cuarta fotocopia | La guindilla | La trinchera cósmica
Letras enredadas | Luces de Babilonia| Mi vida como un chino



© Bestiario.com 2004
bestiario@bestiario.com

Un proyecto de TresTristesTigres