www.bestiario.com/mantenido/d.php?id=305

PALAMBRAS. Ciertas palabras no están hechas para ser pronunciadas. No me refiero a las malsonantes, sino a algunas que se nos atascan una y otra vez. En mi caso, intestino o podredumbre, por ejemplo. En esa lista, más amplia de lo que me gustaría, acaba de ingresar una que me ha salido al paso como poco cinco veces en Las manos del pianista, de Eugenio Fuentes: displicencia. La primera ocasión en que la detecté dentro de la novela apenas me fijé en ella. Pero me la encontré en la página siguiente, dejé de leer y la pronuncié en silencio: disciplencia... no: displiciencia... ahora sí: disciplies… Seguí leyendo. Las restantes veces que me topé con ella miré para otro lado.

[Versión para imprimir] [Enviar]

Publicado el viernes, 16 de febrero de 2007, a las 19 horas y 25 minutos


[1] A mí me pasa. con vieria, o viera, o vieira, o como se diga el maldito molusco.
Comentado por gloria | 17/2/2007 13:30 | www.blogdecuadros.blogspot.com






Ilustración de Toño Benavides
L M X J V S D
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31
  
  

· Enlaces
· GO!
· J.
· Kirai
· Mañas
· Orsai





Bitácoras de Bestiario.com:
Afectos Sonoros | Cómo vivir sin caviar | Diario de una tigresa
El mantenido | El ojo en la nuca | Fracasar no es fácil
La cuarta fotocopia | La guindilla | La trinchera cósmica
Letras enredadas | Luces de Babilonia| Mi vida como un chino



© Bestiario.com 2004
bestiario@bestiario.com

Un proyecto de TresTristesTigres