www.bestiario.com/mantenido/d.php?id=64

SATURDAY NIGHT. Anoche salimos. De marcha, por decir algo. Desde Nochevieja no salíamos por la noche, hace más de tres meses. Rectifico: desde el viaje al Caribe, hace más de dos meses. En fin, habíamos quedado para cenar con una pareja que vive como nosotros, gustosamente atada a un bebé, pero a las ocho de la tarde nos contaron vía sms que no habían encontrado un canguro. Estábamos a punto de llevar al churumbel a casa de mi queridasuegra –de ahora en adelante siempre diré queridasuegra, para no herir susceptibilidades, que la palabra suegra a secas suena fatal–. «¿Y ahora qué hacemos?», dijo mi amor. Casi sin pensarlo, decidimos aprovechar la oportunidad y salir los dos solos. Como en los viejos tiempos. A pesar del frío. Tomamos un café con mi queridasuegra, nos despedimos del churumbel y nos acercamos al chiringuito de una amiga. Antes de llegar llamé a un amigo, pero me dijo que acababa de meterse medio litro de yogur líquido y que no le apetecía nada salir. No problemo. Las dos primeras cervezas entraron muy bien, por qué no reconocerlo. Estuvimos en una tetería muy acogedora y cálida, pero en la calle soplaba un viento siberiano. Nos metimos en otro bar. Mi amor hizo un recuento de sus amigas: una, recién parida, otra con dos fieras, otra fuera de Burgos, otra de boda… Antes de cambiar de barra llamé a otro amigo y me contó que ya estaba con el pijama puesto; tenía que levantarse a las seis de la mañana para ir al hotel donde curra. De acuerdo. Mientras pedíamos otras cervecitas y unos chopitos nos acordamos de Canas y señora. Seguro que salen, seguro que siguen saliendo, me dije. Fue que no. Estaban de cena con sus primos. Pues muy bien. Dejamos el barrio. Bebimos las penúltimas cervezas, aún con ánimo, en un bar de La Puebla donde nos pusimos melancólicos mientras atacábamos a unos huevos estrellados y un plato de cecina cocida, taurina, y las últimas en otro bar de la misma calle en el que nos pasamos media hora hablando de nuestro niño. Y llegó el momento crucial. Sólo eran las doce. Midnight is where the day begins, creo que cantaban los de U2. Sólo eran las doce, podíamos irnos de copas a cualquier sitio, podíamos continuar en la Puebla, tirar para las Llanas o para las Bernardas, seguro que habríamos encontrado caras conocidas en algún bar, incluso a algún amigo… Sólo eran las doce. Teníamos frío y sueño. A las doce y veintitrés minutos ya estábamos en el sofá, calentándonos las manos con un colacao bien cargado mientras entrevistaban al ex de Estefanía Lomónaco, como diría Buenafuente. Un sábado más me emborraché de salsa rosa. Aún me dura la resaca.

[Versión para imprimir] [Enviar]

Publicado el domingo, 10 de abril de 2005, a las 12 horas y 28 minutos


[1] Pues sonando está, gracias por el recuerdo. U2
Lemon

Lemon
See through in the sunlight
She wore lemon
But never in the daylight
She's gonna make you cry
She's gonna make you whisper and moan
And when you're dry
She draws her water from the stone

And I feel
Like I'm slowly, slowly, slowly slipping under
And I feel
Like I'm holding onto nothing

She wore lemon
To colour in the cold grey night
She had heaven
And she held on so tight

A man makes a picture
A moving picture
Through the light projected
He can see himself up close
A man captures colour
A man likes to stare
He turns his money into light to look for her

And I feel
Like I'm drifting, drifting, drifting from the shore
And I feel
Like I'm swimming out to her

Midnight is where the day begins
Midnight is where the day begins
Midnight is where the day begins

Lemon
See through in the sunlight

A man builds a city
With banks and cathedrals
A man melts the sand so he can
See the world outside You're gonna meet her there
A man makes a car She's your destination
And builds a road to run them on You gotta get to her
A man dreams of leaving She's imagination
But he always stays behind

And these are the days
When our work has come asunder
And these are the days
When we look for something other

Midnight is where the day begins
Midnight is where the day begins
Midnight is where the day begins
Midnight is where the day begins

Midnight is where the day begins
Midnight is where the day begins
Midnight is where the day begins
Midnight is where the day begins

A man makes a picture
A moving picture
Through the light projected
He can see himself up close You're gonna meet her there
A man captures colour She's your destination
A man likes to stare There's no sleeping there
He turns his money into light She's imagination
To look for her Lemon
She is the dreamer
She's imagination She had heaven
Through the light projected
He can see himself up close She wore lemon
Comentado por David Gil | 10/4/2005 16:58
[2] Si es que yo creo que la naturaleza es sabia, y llegada determinada edad (digamos "fértil") transforma nuestra forma de ser... haciéndonos olvidar lo divertido de salir y haciéndonos sentir cómodos con estar en casa... cuidando de los nuestros. No es para deprimirse!!
[3] En fin.
Comentado por MB | 11/4/2005 11:43
[4] En fin, en fin. Amigo consultor: aún no me deprimo. Pero tengo miedo: a cualquier edad, la salsa rosa acaba con las neuronas aún más rápidamente que el alcohol
Comentado por el mantenido | 11/4/2005 11:54
[5] Dale caña al mono que es de trapo.
Comentado por MB | 11/4/2005 12:17
[6] O... como dirían en mi pueblo (gran pintada en un muro que pasará a la historia):

"Liberad al mono del kiosko".

(Ante el que, probablemente, sucumbirá tu churumbel, que te pedirá un euro para verlo moverse entre rejas y que le de una bola sorpresa, que de sor tiene poco -pues es translúcida- y de presa, arrgh).
Comentado por MB | 11/4/2005 12:20
[7] ¿No era de goma?. Matías, en mi pueblo el mono es de goma. Y también le damos caña. Y sí, el churumbel nos deja sin cuartos... y eso que todavía no sabe (o finge que no sabe) lo que es el dinero.
Comentado por el mantenido | 11/4/2005 13:10
[8] Cuidado con Paloma que me han dicho que es de tr... Ya, se me va la cazuela. O sea, que en Burgos también hay algún mono enjaulado que asalta a tu hijo con un "Hola, quiero ser tu amigo".

La cosa está muy difícil, padre. A golpe de interactivismo feroz, el bicho también seduce a la prole con su "Si me hablas, te hablo".

Pena que no se pueda reproducir aquí acento y tono.
Comentado por MB | 11/4/2005 13:13






Ilustración de Toño Benavides
L M X J V S D
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31
  
  

· Enlaces
· GO!
· J.
· Kirai
· Mañas
· Orsai





Bitácoras de Bestiario.com:
Afectos Sonoros | Cómo vivir sin caviar | Diario de una tigresa
El mantenido | El ojo en la nuca | Fracasar no es fácil
La cuarta fotocopia | La guindilla | La trinchera cósmica
Letras enredadas | Luces de Babilonia| Mi vida como un chino



© Bestiario.com 2004
bestiario@bestiario.com

Un proyecto de TresTristesTigres