www.bestiario.com/eddivansi/d.php?id=60

YOLANDA Y EL ARDOR. Se abrió la puerta del bar.

Entró un frío áspero, duro y, atenuándolo, una voz de mujer que reconocí al instante, y que esperaba oir desde hacía tantos días que qué coño importaba ya que fuera invierno.

Yo estaba de espaldas a la puerta, cortando el puto pan en rebanadas, y al oír su “Buenos días” tan jovial casi me rebano un dedo con la tontería de que esta mujer, sólo con su voz, ya me pone de los nervios.

Me giré con el cuchillo en la mano cual Norman Bates haciendo horas extras, y la vi.

Era Yolanda, claro, con su acento tan característico, su sonrisa y sus jodidas y hermosas caderas.

Era Yolanda, otra vez, por fin, abriendo de par en par mi día de suerte.

- Buenos días, Diablo –me dijo tan tranquila, como si su boca no fuera mi vicio, y yo no me volviera loco mirándola- Vengo a por mi café, ya sabes...

Dejé el cuchillo en la pila, me limpié las manos en el mandil, sonreí, carraspeé, me quedé sin habla durante medio siglo, y al fin, casi en un tartamudeo, le dije:

- Qué bien; ahora te lo pongo.

Y aunque volví a esmerarme con el tema de la espuma, no tuve éxito.

Y se lo puse.

- Ya tocaba, ¿no? –le dije, cogiendo carrerilla.

- ¿Tú crees?

- Bueno... Sí, lo creo...-le dije, titubeando como un jodido principiante.

- ¿Has vendido mis chicles?

No había vendido sus chicles, claro. Ni de coña. En dos meses, apenas tres o cuatro jodidos paquetes de menta, un par de fresa, una mierda. Mis amenazas a Susana la Bohemia no surtieron efecto alguno, y los demás clientes no se entusiasmaron lo más mínimo ante la nueva adquisición de mi bar. El expositor se había puesto amarillo con el humo que despide la plancha, eso era todo.

- Ya ves que no, Yolanda –le contesté, señalando el expositor, un poco avergonzado de mi fracaso como vendedor de chicles-. Yo creo que la gente que viene por aquí no tiene dientes...

Se rió sonoramente. Cuatro o cinco clientes de alrededor se nos quedaron mirando, pero me importó un carajo: esa mujer con mayúsculas estaba jodidamente guapa cuando reía y su boca, con ese gesto, encontraba la forma perfecta de la puta belleza, coño.

- En serio... –le dije- Ya lo ves...

- Eres muy gracioso, Eddi...

¿Gracioso?. En ese momento me podría haber dicho que era el portero del infierno, que me hubiera sentado lo mismo de bien.

- Algún arma tendremos que tener los feos, ¿no te parece?-

- A mí me pareces el diablo, te lo juro. Ahora que vuelvo a verte y a mirarte más despacio, estoy más segura. Ni guapo ni feo; eres el puto Diablo, Eddi.

Bien, no supe qué contestar a eso, la verdad.

Debí poner cara de interrogación, y luego de imbécil, supongo. Pero qué más daba, si en aquel instante era el hombre más afortunado del mundo en cuestión de faldas, y no era cuestión de joderla con la basura que suele salir del subconsciente. Así que disfruté del momento, y me pusé a atender a clientes como si su presencia allí fuera cotidiana.

Al rato, no sé muy bien cómo empezó a liarme con la compra de unos putos caramelos, porque le sale tan natural la venta que nunca parece que te está vendiendo nada, la cabrona. Que eran los mejores del mercado, me dijo, y yo le dije que no olvidara el fracaso de los chicles. Que no era lo mismo, y yo que sí. Que era invierno, y yo que no. Que sí. Que la gente los necesitaba para vivir, y joder, yo sin enterarme.

- Venga, vale...

¿Cómo iba a decir que no?

- Voy al coche a por ellos

Y añadió, como quien no quiere la cosa:

- Te voy a traer un expositor más bonito y un poquito más grande, para que puedas poner también los caramelos.

- ¡Yolanda! ¿Y dónde coño lo pongo? –le pregunté, pero ya salía casi por la puerta, y sólo me dijo adiós con un gesto.

Como la otra vez, volvió tras unos minutos lentísimos hablando por el móvil, y llevando en la otra mano un expositor el doble de grande que el que ya tenía.

- ¿Dónde coño lo pongo? –volví a preguntarle, cuando colgó el teléfono.

- Joder, Eddi –me respondió casi indignada-. ¿No ves que te lo he subido para que puedas poner debajo las botellas que tienes ahí?

- Pero va a quedar muy alto, ¿no?

- Así se verá más, Eddi. Y se trata de eso, de que se vean. Esto de los chicles es impulso, ¿sabes? La gente entra a tu bar porque haces unos cafés estupendos, porque eres un tío simpático, no sé... Y si ven los chicles, los compran.

- Si es cuestión de impulso… Entonces, tú tienes algo en común con los chicles…

- Pues eso, Eddi –agregó, arreglándose la melena-; cuestión de impulso… Ahí te va a quedar el expositor estupendamente...

- Como quieras...

Porque es así.

Porque esta mujer consigue lo que quiere, se ve a la legua, y más de mí, que estoy rendido a sus putos pies y me la quiero follar a toda costa, a qué negarlo. Y ella lo sabe, qué coño.

Le puse otro café para entretenerla, para que no se fuera, e intenté saber de su vida, de sus cosas, no sé, joder, saber algo sobre ella; y cuando, con el tacto de un león marino, le pregunté qué años tenía, me dijo:

- Tengo los suficientes para no tener que pedir permiso a mis padres cuando me invites a cenar, Diablo.

- Te toca a ti invitarme –le dije-. ¿O es que mis cafés con espuma a medias no se merecen una buena cena?

- Que te crees tú eso –me respondió, levantándose para irse-a ver si te piensas que todo el mundo se atreve a estar al lado del diablo, Eddi; y yo me voy a arriesgar a estar unas horas compartiendo mantel con él.

- Joder Yolanda, te invito, vale...; pero no te vayas aún... –y volví a enseñar la patita de cordero por debajo de la puerta, como un inútil.

- Tengo que vender más chicles, ya sabes. Hablamos para eso...

Y se fue, claro.

Se fue sin dejarme un teléfono, una pista, nada. Sólo unos jodidos caramelos que no voy a vender nunca.

En fin... Cosas que le pasan a un hombre cuando siente que sin más ni más tiene una vida detrás de la bragueta.

[Versión para imprimir] [Enviar]

Publicado el viernes, 9 de febrero de 2007, a las 0 horas y 36 minutos


Envía un comentario

Título
Comentario:
Nombre: Correo: URL:
Introduce el código de la imagen:
 
[1] Como un auténtico cordero. Como un auténtico cordero, así te comportas cuando el cerebro se desconecta y el pene piensa, habla y actúa por él. No te culpes, en ocasiones, cuando nos ponen caramelos follables delante es lo único que podemos hacer.

En la próxima ocasión le dices que quieres probar la mecancía antes, que ni Diablo ni ostias y te lanzas directamente al cuello. No vas a perder nada a estas alturas. Vas a vender los mismos caramelos.

Un saludo de otro hombre "penesante".
Comentado por Dr. Strangelove | 09/2/2007 07:01 | http://elgabinete.blogspot.com
[2] Cambio de negocio. Muy bien Mr Vansi, a este paso va a cambiar el bar por una tienda de gominolas. El próximo día dígala que le traiga regaliz al orujo de finas hierbas, ya verá como la Bohemia se muestra más receptiva que con los chicles.
Comentado por el irlandes | 09/2/2007 10:21 | www.solomenosmola.blogspot.com
[3] Caramelos.... Ya que no los vas a vender, cómete los caramelos pensando en ella y esperando que vuelva algún día para seguir con lo dejado a medias...
Comentado por Joyce | 09/2/2007 15:29 | http://unlocoandasuelto.blogspot.com
[4] femme fatale. Cuidado con las mujeres compañero, no olvides lo manipuladoras que pueden llegar a ser aunque sea con el fin de vender unos putos caramelos.

Se aprovecha de ti, te tiene cogido por los huevos. Lo sabe, como tu dices, sabe que te la quieres follar y te maneja a su antojo. Es posible que no vuelva nunca, o eso te conviene pensar. Y si vuelve, suerte o muerte.

De todas formas ya tienes los huevos lo suficientemente curtidos para saber que no hay verdades absolutas ni mas cera que la que arde, que todo es posible hasta que deja de serlo.

Sigue escribiendo cabrón.
Comentado por perrozurdo | 10/2/2007 01:57 | perroszurdos.blogspot.com
[5] VANSI, EL PÚBER.... Joder, Vansi, a estas alturas vas a creer en los cuentos... No, si te digo que cuando te pica lo que tu ya sabes te pones de un tierno que no se te reconoce, claro, que una vez jodida, ya sí que el diablo tiene nombre y apellidos, los tuyos, guapo. Que yo no le veo futuro a la historia, la veo que te promete una cena y te deja los putos caramelos, el próximo día te promete una cama, y te jode la barra con el expositor nuevo de dos metros, coño, tío, no me jodas, a estas alturas, no ves que te llama diablo porque tiene dos ovarios y una jeta de la ostia, y te llamará lo que haga falta con tal de que tu le lleves el negocio... De verdad, mejor vuelve a las putas, esas no te dejarán el bar cómo una cutrez salchichera, y encima descargarás, que veo que es de lo que se trata. Aunque, joder, cuando dices que sonríe y es la puta belleza... ahí me ganas, me vences, pero luego tu p-o-ll-a la jode y se cae el poeta que vive en ti a veces...
Te está vacilando, pero de la leche.
Tu mismo, cómo siempre.
Comentado por MALEFICA | 10/2/2007 05:04
[6] Incongruente pasteleo de diablos.. Sabes que llegado el momento volverás a ver la misma cara que ves siempre, es algo que escapa a tu control. Sigue ilusionándote, sigue haciendo el adolescente, a tu edad, que al final será ella quien aparezca para que cualquier caramelo termine por amargarse. Tú verás. Mientras te decides continúa barnizándolo todo con almíbar cristalizado, por dentro las manzanas están podridas.
Comentado por otra cleo | 11/2/2007 18:48
[7] YO, POR EL CONTRARIO .... PIENSO QUE SI HAS PUESTO LOS OJOS EN ELLA ES POR QUE LA MANZANA QUE TIENES EN CASA YA NO TE SABE IGUAL DE BUENA. ES NORMAL QUE DESPUES DE UN TIEMPO TODO TE DESENCANTE PERO HAY GENTE QUE LA SEGUNDA VEZ NO COMETE EL MISMO ERROR .
PRUEBALA Y SI VES QUE NO ES DE INVERNADERO DALE UN BUEN BOCADO QUE LAS COSAS APETITOSAS SOLO SE APRECIAN SI TIENES BUEN PALADAR
Comentado por BLANCANIEVES | 11/2/2007 20:00
[8] receta. Lentejas estofadas



Ingredientes para 6 personas

500 grs. de lentejas, ya remojadas
250 grs. de jamón serrano, picado
1 cebolla mediana, finamente picada
2 tomates medianos picados
1 cabeza de ajos
6 cucharadas de aceite de oliva
1 cucharada de color dulce
3 cucharadas de vino blanco seco
1 hoja de laurel
Sal
5 granos de pimienta negra

Preparación: Ponga las lentejas en una olla de barro, añada los ajos, el laurel y los granos de pimienta, cubra todo con agua fría y cueza, a fuego lento, hasta que estén tiernas, añadiendo más agua si fuese necesario.
Caliente e aceite en una sarten al fuego, añada el jamón, déle unas vueltas y agregue la cebolla; rehogue hasta que ésa esté tansparente, incorpore el tomate y cocine 10 minutos. Añada el color, remueva, riegue con el vino y cuando comience la ebullición, vierta todo sobre las lentejas, mezclando bien, sale y continué la cocción unos 10 minutos antes de servir.

Calorías por ración 358
Comentado por buen provecho | 11/2/2007 20:07
[9] 2º PLATO. FRITADA DE ESPÁRRAGOS
Comentado por WICKERMAN | 13/2/2007 13:53
[10] MUJERS. Hay mujeres que arrastran maletas cargadas de lluvia,
hay mujeres que nunca reciben postales de amor,
hay mujeres que sueñan con trenes llenos de soldados,
hay mujeres que dicen que sí cuando dicen que no.

Hay mujeres que bailan desnudas en cárceles de oro,
hay mujeres que buscan deseo y encuentran piedad,
hay mujeres atadas de manos y pies al olvido,
hay mujeres que huyen perseguidas por su soledad.

Hay mujeres veneno, mujeres imán,
hay mujeres consuelo, mujeres puñal,
hay mujeres de fuego,
hay mujeres de hielo,
mujeres fatal.
Mujeres fatal.

Hay mujeres que tocan y curan, que besan y matan,
hay mujeres que ni cuando mienten dicen la verdad,
hay mujeres que abren agujeros negros en el alma,
hay mujeres que empiezan la guerra firmando la paz.

Hay mujeres envueltas en pieles sin cuerpo debajo,
hay mujeres en cuyas caderas no se pone el sol,
hay mujeres que van al amor como van al trabajo,
hay mujeres capaces de hacerme perder la razón.

Hay mujeres que compran a plazos un nicho en el cielo,
hay mujeres que cambian abrazos por ramos de azahar.

Título: Mujeres fatal
Comentado por la espia que me enamoro | 14/2/2007 14:45
[11] y tu ?. cual de todas es tu preferida eddi ?
Comentado por YO? | 14/2/2007 23:17
[12] La cagamos.. Como nos dediquemos a cocinar lentejas y transcribir viejas canciones de Sabina, la hemos cagao.
¿Quién aporta un poco de chispa cuando Eddy se arruga y babea?
Os lo advierto, los chinos del todo a cien ya han puesto los ojos en el bar del Sr. Vansi.
Al tiempo.
Comentado por Cibeles | 16/2/2007 11:14
[13] POSTRE FINAL:. Pastelitos de Gloria, para el Sr. Vansi, si es que las monjas del convento que hay junto a su bar no le dan la lata y le permiten cometer pecados.
Comentado por otra Cleo | 16/2/2007 18:16
[14] ¿Ein?. De acuerdo con Cibeles. ¿Qué será lo próximo?
Cuando Yolanda vuelva por su bar, hágame usted el favor de volver en sí, vomitarle todos los caramelos uno tras otro y decirle que ya es tarde, que ya le dió con su rabo de diablo a tres representantes de otras marcas de chicles y que, si quiere cenar, a la vuelta hay un burguer.
Hombres como usted tienen que ser fieles a sus pocos principios.
Comentado por MalditosTacones | 16/2/2007 18:25 | www.lapuntadeltacon.blogspot.com
[15] SEÑÁ CIBELES. siento MUY MUCHO haberla ofendido pero ha llegado a mis oidos que una persona que lee este blog alardea de sus lentejas y yo quiero que el señor eddi tenga mi receta para por si acaso.... nunca se sabe como sorprender con una buena tapita .
de verdad que mi mas sinceras disculpas y todo mi respeto por su comentario.
Comentado por buen provecho | 16/2/2007 21:14






Ilustración de Toño Benavides
L M X J V S D
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31
  
  





Bitácoras de Bestiario.com:
Afectos Sonoros | Cómo vivir sin caviar | Diario de una tigresa
El mantenido | El ojo en la nuca | Fracasar no es fácil
La cuarta fotocopia | La guindilla | La trinchera cósmica
Letras enredadas | Luces de Babilonia| Mi vida como un chino



© Bestiario.com 2004
bestiario@bestiario.com

Un proyecto de TresTristesTigres