www.bestiario.com/mvcuc/d.php?id=416

STAMATTINA MI SONO ALZATO.... Al ex ministro Buttiglioni, democristiano liberal, lo plantaron en la arena torinesa y tuvo que sufrir varias semanas de espera hasta que se lo comieron los leones. Sucedió la pasada noche: el candidato de la coalición de centroderecha italiana (pugliés, residente en Roma y candidato a la alcaldía de Torino) no tuvo reparos en introducir su cabeza en la boca de Chiamparino, edil saliente en nómina del centroizquierda, para recibir tanta prevista dentellada que a tal hora parece una morcilla de Burgos poco curada.

Demasiado rollo para explicar que la izquierda sigue fuerte en la ciudad de las Olimpiadas de invierno y de una Fiat que no ha perdido el fiato. Pero también para simbolizar la victoria del conglomerado progresista en las (parciales) municipales italianas, algo que se veía venir en Roma y Nápoli, feudo de Walter Veltroni y tradicional bastión rojo, respectivamente. A Buttiglione, y pasamos hoja, se la metieron doblada los suyos, porque tuvo que aceptar la condición de alcaldable pocas semanas antes de la cita con las urnas. Él, que lo único que tiene que ver con Torino es su paso por las aulas piamontesas en su etapa universitaria, lustros ha, en fin.

Una capricciosa, per favore. Las elecciones en Italia son más engorrosas que una pizza calzone: administrativas, regionales, provinciales y municipales. Sí, pero no: es decir, no se celebran comicios en todos los ayuntamientos el mismo día, ni en todas las provincias, ni... Este fin de semana, por ejemplo, se han elegido los representantes de una región, nueve provincias y 369 concejos (de los más importantes, ya hemos adelantado resultados: en Milán, la libertina casa de Berlusconi, ganó su ex ministra Moratti). Y, por si fuera poco, las votaciones duran dos días y los resultados se hacen de rogar, un desespero (en las elecciones colombianas de este fin de semana se supo que Uribe seguía en la Presidencia apenas tres horas después del cierre de los colegios, por poner un ejemplo; Italia forma parte del G-7, por si de algo sirviese el dato).

¿Kinder Sorpresa? Y un huevo, señor Ferrero. No ha habido nada extraordinario, aunque habría que valorar positivamente (para el centroizquierda) al menos dos resultados: en las únicas elecciones regionales, celebradas en Sicilia, alumbra la esperanza, pero lo dejaremos para el siguiente punto; en Milán, donde Forza Italia arrasa, el candidato progresista contaba a las dos de la mañana con el 47,72 por ciento de los votos, frente al 51,22 por ciento de la conservadora Moratti, una diferencia pequeña (e incluso ínfima si atendemos a las cifras obtenidas por el centroizquierda en Nápoli y Roma, con un 66,6 y un 61,6 por ciento de los votos, respectivamente).

Los americanos entraron por Sicilia. Sí, la isla fue el territorio elegido por el ejercito estadounidense para invadir Italia durante la Segunda Guerra Mundial. La lectura es obvia. La mafia, quizá, más sutil. Desde entonces, la región ha estado gobernada históricamente por la Democrazia Cristiana (y por la malavita, claro, tanto monta) hasta que Forza Italia recogió el testigo (o, más bien, los votos, porque el presidente regional y candidato a estas regionales, Totò Cuffaro, sigue siendo democristiano, aunque de corte liberal). No ha importado que Cuffaro estuviese procesado por cooperar con la mafia. Revalida su cargo por cinco años después de esta victoria electoral aun perdiendo seis puntos respecto a los anteriores comicios, mientras que la candidata progresista araña un cuatro por ciento de papeletas más. Rita tiene un apellido que les sonará: Borsellino.

Y que les olerá a pólvora quemada, como la que dejó un pestazo en la palermitana Via D’Amelio. Diecinueve de julio de 1992, el juez anticorrupción Paolo Borselino se acerca a la casa de su madre para llevarla al médico y se lo llevan a él por delante. Italia ha recordado la semana pasada otra muerte, la de su amigo Falcone, el juez del bigote, cara de buena gente. Italia, alguna Italia, todavía siente vergüenza por aquellos asesinatos. Los de dos valientes que quisieron ser vernes en su tierra y viajar al centro de la mafia.

Ahora Rita agita la bandera de la lucha anticorrupción y supera el umbral del cuarenta por ciento de las papeletas. Hace cinco años se celebraron las generales en la isla y todos los escaños, diecinueve, fueron para el centroderecha. Servidor es de letras.

[Versión para imprimir] [Enviar]

Publicado el martes, 30 de mayo de 2006, a las 5 horas y 27 minutos


[1] Desde. un país marcado por la uniformidad, asombra ese "cassino" italiano más que nunca. Y se agradece.
Comentado por BV | 30/5/2006 15:23
[2] Pues casi que sí, jajaja.
Comentado por Matías Bruñulf | 30/5/2006 18:36
[3] Só para comentarlle que por pouco me meto nun mitin de Berlusconi (e Fini, e Alemano, e Mussolini -a neta-).... Dábame morbo, pero ó final rajeime. Os colegas que foron (estaba Roma dun electoral que te cagas) acabaron moi chuzas (panini e ambrusco per tutti, en plan Fraga, pero sen gaitas) dando brincos ó son de "comunista el que no vote". Un desmadre, vamos. Ó final soltáronlle algo así como un "chúpame los huevos" en Flamenco (tamén había un belga), xa bebidos e comidos, claro. Inda me arrepentín de non ir...
Comentado por Roi | 31/5/2006 13:35 | www.thehomens.com
[4] Bueno, era "comunista el que no BOTE". Menudo lapsus, la virgen
Comentado por Roi | 31/5/2006 14:53 | www.thehomens.com
[5] Ja, ja, ja. Qué bo.
Comentado por Matías Bruñulf | 31/5/2006 18:18






Ilustración de Toño Benavides
L M X J V S D
1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31
  
  





Bitácoras de Bestiario.com:
Afectos Sonoros | Cómo vivir sin caviar | Diario de una tigresa
El mantenido | El ojo en la nuca | Fracasar no es fácil
La cuarta fotocopia | La guindilla | La trinchera cósmica
Letras enredadas | Luces de Babilonia| Mi vida como un chino



© Bestiario.com 2004
bestiario@bestiario.com

Un proyecto de TresTristesTigres