www.bestiario.com/luces/index.php?s=quien

¿QUIÉN ES?

El cinéfilo es un tipo esquivo que ama la oscuridad y que malgasta sus días en el asombro perpetuo de la última sesión. Al cinéfilo, cuya dedicación se relaciona vía sufijo con actividades poco edificantes y no muy bien vistas socialmente, se le identifica porque desaparece al entrar en una sala de cine. Desconfíen ustedes de quienes se llaman cinéfilos y salpican la proyección con un extasiado "¡oh!" ante el delicuescente cromatismo de una escena o con un mohín de desprecio ante una secuencia de sanguinolenta catarsis. El cinéfilo no habla con su vecino de butaca ni toma notas. Su actitud se parece a la de aquellos niños enfermizos y flacuchos a quienes sus padres amenazaban imperturbablemente con un sinóptico "come y calla". El cinéfilo de verdad mastica el celuloide y luego, si acaso a la hora de la digestión, piensa durante un rato sobre lo que ha visto. Pero tampoco conviene pensar mucho en las películas, porque si no corre uno el riesgo de ponerse un bacín a la cabeza y liarse a mojicones con el prójimo. Claro que no todas las películas son iguales: algunas nos noquean desde la primera secuencia y otras nos ganan por KO técnico, aburrimiento o desesperación. Con la cinefilia no conviene tener demasiados prejuicios: el cinéfilo es sólo un pobre diablo que no paga su entrada, sino una gabela de escarnio que le exime de vivir, aunque sea por un par de horas cada fin de semana, una vida corriente.

Betaville (1978) es licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Alicante, donde aún pasa de vez en cuando, sobre todo en los días de lluvia, para comprobar si los nubarrones feos y asimétricos siguen espejeando en las aguas estancadas de la fuente que preside el busto de Miguel Hernández. Al margen de sus aficiones cinéfilas, su periplo vital se ha visto ligado, ocasionalmente, al terreno pantanoso de la poesía. Colabora, bajo el seudónimo de Mario Altares (mejor dicho, de Mario o de Altares), en Ex Libris, una de las revistas que contribuyen a empedrar el descenso a la infamia literaria. Asimismo, ha sido asesor cinematográfico para el poemario Babilonia, mon amour, trabajo poco agradecido y nunca remunerado. Betaville, correlación alfabética del Alphaville creado por Jean-Luc Godard, quiere aprovechar estas últimas líneas para agradecer al programador David Gil y a sus socios en Tres tristes tigres la oportunidad que le brindan para atormentar a los lectores con este diario. Va por ellos: chin chin.

betaville@bestiario.com

Ilustración de Toño Benavides
L M X J V S D
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
  
  





Bitácoras de Bestiario.com:
Afectos Sonoros | Cómo vivir sin caviar | Diario de una tigresa
El mantenido | El ojo en la nuca | Fracasar no es fácil
La cuarta fotocopia | La guindilla | La trinchera cósmica
Letras enredadas | Luces de Babilonia| Mi vida como un chino



© Bestiario.com 2004
bestiario@bestiario.com

Un proyecto de TresTristesTigres