www.bestiario.com/sonoros

JOHN CALE. Auditorio Príncipe Felipe de Oviedo. 2 de febrero



Hoy tenía pensado escribir algo sobre el concierto que John Cale ofreció el viernes pasado en Oviedo. Pero se me ha olvidado. El concierto, digo. El poso que ha dejado en mí ha sido ínfimo. Esto no es malo del todo. Puedo jurar que jamás se me olvidan las malas actuaciones. Con lo cual ésta no ha sido mala del todo.
Es algo así como beberse un vaso de agua. Me sirvió para saciar la sed (en este caso mitomanía), pero ya lo he meado.
Era una de las voces de la Velvet Underground, pero no sonó ni una nota del mítico grupo. Hard rock, experimentos con gaseosa electrónica, paréntesis acústico con ecos folkies y sí, un bis de ecos (sólo ecos) velvetianos. Y ya está. Lo he visto y lo cuento para que se sepa, que este señor vive, sigue sacando discos y hace giras internacionales. No creo que vuelva. Yo. A ver a John Cale. Ya lo he visto. ¿Y qué tal? No me acuerdo.

Publicado el lunes, 5 de febrero de 2007, a las 17 horas y 09 minutos

TRABAJO ATRASADO
Hace tiempo que no pasaba por aquí. He estado ocupado haciendo nada, mordiéndole las uñas a la holgazanería. Terminada la manicura he venido a tomar un vaso y a proferir tres o cuatro infundios. No he hecho lista de lo mejor del año, ni de lo peor, pero voy a desquitarme con los tres o cuatro discos que me han quitado el sueño y/o me han provocado sopor estas últimas semanas.

«El Mundo Según» Sr. Chinarro. Es más fácil y divertido poner un disco a parir que cantar las alabanzas del artista de nuestro corazón. Sin embargo San Antonio Luque me ha hecho ver las cosas de otra forma. Si él es capaz de hacer un disco “extrovertido” sin perder un ápice de originalidad, yo debo cantarlo a los cuatro vientos. Discazo. Estribillos como “Pudo ser un amor del montón pero todo el montón era mío” valen su peso en oro.

«Vocies of Animals and Men» The Young Knives. Toda crítica que lean sobre este grupo –ésta también- hablará de sus pintas de pringaos, sus gafotas, su aspecto rancio. No hagan caso, es lo de menos. Es el grupo que consigue que viejos indies de pacotilla como yo, salten en calzoncillos en su habitación. No son Pavement y seguramente ni se les parecen, pero ya saben, todo me recuerda a usted menos usted. Si tuvieran la imagen de los Strokes o Franz Ferdinand, nadie se acordaría de los Strokes ni de Franz Ferdinand.

«Ys» Jonna Newsom. Una vez, en este mismo blog, me quejé de su voz. Pero en aquel entonces dije SÍ; que la cosa resultaba rara, pero resultaba. Ahora ha arrasado como uno de los mejores discos de 2006. Ahora ya no soporto ese tono de pito, ni esas canciones eternas de diez minutos. El disco es genial. Yo no entiendo a los genios. Y a otra cosa mariposa.

«We Push You Pull» The Unfinsihed Sympathy. Levantan pasiones entre los críticos. Yo que soy un aficionado barato puedo decir lo que pienso. Ramplones. Han caído en la marmita de ecos ochenteros más vulgar que se recuerde. Rockito. Rock pequeñito.

«No Promises» Carla Bruni y «Les Piqueres d’Araignee» Vincent Delerm. Pongo el disco uno detrás de otro. Se filtran por el tímpano y me acarician el cerebro. ¿Chanson? Canción-es.

Publicado el viernes, 2 de febrero de 2007, a las 18 horas y 29 minutos

«ORPHANS». TOM WAITS
Año nuevo… vida vieja. Lejos de huir del agua escaldada que los fans de Dylan me arrojaron sin piedad tras mi inocente comentario de su último disco, me desperezo en este 2007 blandiendo mi espada de hojalata contra otra vaca sagrada, Tom Waits. La inclusión de su último trabajo en todas esas listas de lo mejor del año que han florecido por doquier estas últimas semanas era previsible. Es Waits, y nadie va a discutirlo. Nadie, si no contamos con el típico chalado al que dejan escribir sandeces en algunas bitácoras. Ese es un servidor.

A mí no me importa que este triple seco de Tom Waits salga elegido como uno de los mejores discos de 2006. Ni siquiera me escandalizaría que lo proclamaran disco del siglo o banda sonora del blog “Portero de Noche”. Lo que me jode es no entender este entusiasmo desaforado. Waits ha acuñado una fórmula personal, de blues doliente, desgarrado y salvaje que interpreta mejor que nadie. O para ser más justos, mejor que muchos. Pero cuando se pone ese corsé no hay Dios que se lo quite. Desde «Real Gone» hasta el último tema del primer disco de ese Orphans, luce el mismo corpiño, y a mí ya no me pone.

Si descartamos como disco el tercer fascículo de este trabajo en tres entregas, que es en realidad un compendio de rarezas, recitados, aullidos y demás curiosidades, se nos ha escurrido entre las manos el 66,666 del famoso disco. Nos queda, en medio, entre pan y pan, la sustancia, el chorizo. Un fantástico segundo disco cosido con hilo de oro: baladas, standards entre el jazz, el cabaret y la canción melódica. Un disco que yo hubiera elegido entre lo mejor del año de no llevar tanto lastre aparejado. Qué manía de atragantarnos, de sepultarnos bajo megabytes y megabytes de música. Incontinencia lo llaman. Consulte con el doctor House.




www.officialtomwaits.com

Publicado el miércoles, 17 de enero de 2007, a las 17 horas y 56 minutos

«ES PERFECTA». FRANCISCO NIXON
Lo bueno de sacar un buen disco a finales de diciembre es que gana enteros de cara a las listas de lo mejor del año. Quizá en marzo se publicaron otros trabajos tan buenos o mejores que éste pero ¿quién se acuerda? Aún más ¿alguien necesita acordarse?
«Es perfecta» no es perfecto ni falta que le hace, pero me ha tocado ahí donde los hombres tenemos algo blandito, húmedo y palpitante: en el corazón. Pop pluscuamperfecto y bello.
Con una carta marina firmada por los Beach Boys navega entre las formas pasadas de moda y la atemporalidad. Y yo que quizá me estoy pasando de moda me lo pongo de banda sonora desde hace varios días.
Fran ‘Nixon’ Fernández pasará a la modesta historia del pop español como el cantante de Australian Blonde, los del «Chup Chup», hasta que alguien desclasifique su particular Watergate. Él suministra canciones bajo manga a personas como yo, como tú. Y nosotros hacemos la guerra con ellas.
Nixon for president.

Publicado el miércoles, 27 de diciembre de 2006, a las 17 horas y 52 minutos

LAMBCHOP. Feria de Muestras de Gijón. 8 diciembre


Ella no conocía a Lambchop y el concierto le pareció un tostón. Por momentos, a mí, que conozco y me gusta la banda de Nashville, me pasó lo mismo. Hubo quien echó de menos un catre para una cabezadita. No fue para tanto, pero sí se hubiera agradecido una butaca: porque el concierto comenzó con una hora de retraso y en total fueron 180 minutos a pie firme, y porque el recital que ofrecieron en Gijón pedía a gritos otro emplazamiento. Por pedir, un teatro. Y es que aunque Lambchop nunca han facturado hits para Radiolé, en Gijón no tuvieron piedad de la audiencia. Fue el suyo un concierto impecable en la ejecución, en la seriedad de la propuesta, incluso en el (aparente) sentimiento que Kurt Wagner pone en la interpretación -realmente hubo momentos que pusieron la piel de gallina-, pero un concierto pide todo eso y algo más. Pese al exigente repertorio de Lambchop, su catálogo de canciones hubiera dado para una propuesta menos adusta. Cayeron temas de casi todos sus discos, pero ganó la partida el reciente “Damaged”, quizá su trabajo más introspectivo, que sonó casi al completo. Por momentos, el concierto fue realmente árido; aunque sea bellamente árido como puede ser el desierto de Mojave. E inclemente.

Sin embargo, los que abandonaron antes de los bises se perdieron el ‘otro concierto’. Duró apenas 15 minutos y dos temas, dos temazos de soul abrasivo y rhythm & blues en los que el barítono de Tennessee brilló por encima de la media, y la formación de ocho músicos reveló que son mucho más que un combo de doliente rock de cámara. Las ganas de fiesta de la gente se inflamaron como gasolina, y la banda se marchó del escenario mientras el público pedía más. Pero más de esto, no de lo otro; o al menos más de lo uno y de lo otro. A esas alturas ya no había nada que hacer. Wagner hacía rato que se había cargado su mochila al hombro y se había ido del escenario saludando de pasada y dejando a la banda rematar la faena.

Lo peor es que cuanto mayores son las expectativas, mayores son las decepciones, aunque quizá seamos demasiado severos al hablar de decepción. En todo caso, nos tiraron de las ganas los señores de la organización que anunciaban 15 músicos en el escenario. Por más que recuento los dedos de las manos, no me salen más de ocho. No, no hubo sección de cuerda.

El pianista, Tony Crow, se dedicó a salpicar la actuación entre doliente balada, y balada doliente, de chistes para rednecks que casi nadie entendió. Yo termino parafraseando a los clásicos, para que nadie me entienda: Doctor, ¿la cabeza de cordero es cordero? ¿Y las chuletitas?

Publicado el martes, 12 de diciembre de 2006, a las 18 horas y 11 minutos

VERDADES COMO PUÑOS
Y bajo los congresos, las giras, rodajes,
las ferias agrícolas y convenciones,
gira inexorable el otro engranaje,
la noria invisible de las transgresiones.

La vida también es aquellos mensajes,
aquella llamada hecha desde la esquina.




Jorge Drexler en «El Otro Engranaje», de su disco 12 segundos de oscuridad

Publicado el lunes, 27 de noviembre de 2006, a las 17 horas y 55 minutos

POLUCION NOCTURNA
Salgo del cine y me miro los pantalones con disimulo, intentando comprobar si la mancha se nota. Ni salgo de una sala X ni la señorita de la butaca de al lado me ha hecho un regalo de amiga invisible. Es que casi me meo de gusto, joder. El que me ha puesto cachondo es Martin Scorsese.
Me cago en la puta. Ni en directo me han puesto esa sonrisa tonta los Rolling Stones; su «Let it Loose» es gasolina sobre celuloide. Y aunque no creo que esos desconocidos Dropkick Murphys puedan engañarnos mucho tiempo, incrustados en este cóctel molotov me los ha metido hasta la bola. Coño, coño, coño…
Otra vez, el cine hace ¡rock! El rock se hace cine con Scorsese.


PD: Adivina, adivinanza. ¿Qué disco elige Costigan para empaquetar la grabación de las conversaciones de Costello y Sullivan?

Publicado el lunes, 13 de noviembre de 2006, a las 18 horas y 35 minutos

< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 >
Ilustración de Toño Benavides
L M X J V S D
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31
  
  





Bitácoras de Bestiario.com:
Afectos Sonoros | Cómo vivir sin caviar | Diario de una tigresa
El mantenido | El ojo en la nuca | Fracasar no es fácil
La cuarta fotocopia | La guindilla | La trinchera cósmica
Letras enredadas | Luces de Babilonia| Mi vida como un chino



© Bestiario.com 2004
bestiario@bestiario.com

Un proyecto de TresTristesTigres