www.bestiario.com/guindilla

CON OTROS OJOS. Se acerca mi sobrino a un árbol, mira la tierra mojada en la que está plantado y me dice: “Aquí no podemos jugar, ha meado un pez”

Seguimos avanzando y mirando al suelo me pregunta: "¿Por qué?"

Y yo le contesto: Es una alcantarilla... el agua pasa por debajo...

“¿La pisamos?” Me susurra embelesado.

Y así todo el tiempo voy descubriendo lo que creía conocer.

Veo de otra forma la mierda del perro, las hojas, las luces de los coches... hasta el sonido figurado que emiten las hormigas.

No sé si yo le traduzco lo que ve, o es él, el que me enseña a mirar y ver.

El aprendizaje es mutuo, pero ya me gustaría saber qué decir a un niño de dos años, cuando decepcionado con el sol porque se ha ido, me dice casi llorando: Me enfado muchísimo.

... y no le vale que le cuentes que está descansando o jugando con las nubes... o que mañana vuelve... ese "AHORA”. O ese: “Que venga, ahora” que le sale de dentro como si le hubieran timado, es tan natural, que quisiera llamar a la NASA, y decirles: “Houston, tenemos un verdadero problema”

Esos ojos marrones... Esa cabecilla con rizos... no hay palabras.

Cuando te engañan, no hay palabras.

Publicado el martes, 16 de mayo de 2006, a las 16 horas y 33 minutos

PARA TU MADRE... una alegría para la entrada.

Eso le aconsejaba una florista para el día en que las tiendas, nos aconsejan querer a nuestras madres de forma tangible y lo más cara posible.

Mama Corte Inglés, espera que pasemos de los deseos, cariño y afecto diario y seamos espléndidos un día al año. Que nos centremos en usar nuestra tarjeta de crédito para demostrar lo mucho que las queremos.

Yo, para ser sincera, cuando me obligan por norma, la respuesta es inmediata: No me da la gana. (Por afición y convicción)

Aunque reconozco que es buena idea, parar un poco al presuroso y presuntuoso calendario siempre empeñado en cambiarnos de mes y de año, y obsequiar, recordar y aterciopelar a nuestras sufridas, constantes y queridas madres con un sincero y súper - merecido: Te quiero, acompañado con esas muestras de amor que diariamente damos o deberíamos dar y no nos dejamos llevar. Llámalo rutina. Llámalo como quieras. Pero llámalo y destiérralo. Depórtalo.

Qué son pesadas: todas. Qué son incordiantes: por supuesto. Pero eso va con el puesto.

Y por lo que sé, venimos sin instrucciones. Luego fácil no ha de ser. Os puedo recordar lo sencillo que parece desde fuera el montar una mesa de Ikea. Pero luego te pones y te acuerdas de la madre que ----- (Con “P”,cinco letras. Sinónimo de engendró) al de la tienda.

Me imagino: ...Dos piernas, dos brazos y una cabeza... Lo tengo todo, y ahora, ¿qué hago?, dónde coloco mis miedos, valores y consejos. ¿Y que hago con una cosa que pone: Sentimientos?

Pues ellas, hacen y deshacen, y lo hacen tan fácil que pensamos que se hace sólo, que es natural... y no lo agradecemos, al menos como se merecen, eso pienso.

Creo que esta muy bien, un día al año, recapitular y recordar que son fundamentales. Yo este día le llamaría el día de “La Tasación y la Ruina”: Porque si se pudiera calcular y sumar todo lo que valen y hacen, si lo tuviéramos que saldar: Nos arruinaríamos. Nunca lo podríamos abonar.

Si el valor de mi madre saliera a bolsa... yo invertiría hasta las pestañas. Un valor seguro. Refugio. En alza. Pero imposible de cotizar y valorar. De poner en una balanza. Pero aunque no lo diga el Nasdaq, yo soy millonaria.

No hay dinero para pagar el cariño y mucho menos el sincero directo e inmerecido.

Lo dicho, tasemos, valoremos y ya que no las podemos compensar con nada esa constante presencia , dedicación y amor, seamos espléndidos y regalémoslas un sincero: Sí mamá.

Regalémoslas más tiempo. Más afecto y más... (cada uno sabrá)

Una alegría para la entrada... mejor que una planta, que eso reciban cada vez que nos vean entrar. O al menos salir.

Pon una alegría en su entrada. Una alegría o mejor, varias.

Publicado el domingo, 7 de mayo de 2006, a las 11 horas y 16 minutos

HAY UN LORO CERCA DE MI CASA QUE ES UN CACHONDO. Silba y se queda con toda la peña como si todo el día estuviera de juerga.

Me encanta sobre todo, cuando en la intersección en la que coinciden cuatro semáforos “tipo canario” (esos que anuncian que ya puedes cruzar piando sin cesar), escuchas los pitidos de los periquitos y los gorgoritos del lorito. Es entonces cuando te da la sensación de estar en la madre selva: todos los pájaros al vuelo cantando y entonando. ¡Te dan unas ganas de apuntarte a la coral de “Las urracas de la ladera”!

Es lo más parecido que tenemos en la ciudad a una selva tropical. (Y si algún transeúnte se suena... ¡Ya es la pera!: Los elefantes irrumpen desbocados arrasando todo a su paso...)

Los masajistas de la zona se están poniendo las botas. Veo a tanta gente mirando hacía arriba buscando al indecente lorito con su pitido tipo: “Estas buenorra” que sé de buena fuente, que más de uno ha maldecido a la cacatúa, por lesionarle las cervicales.

Y es que hemos nacido cotillas: ¿Quién silba? ¿De dónde vienen esas inquietantes notas tan seductoras?

¡Tranquilos, que los pájaros no se están adueñando de la ciudad a la señal de la cotorra para invadirnos al unísono! Como en la película... (que con un par de dedos y un poco de cultura cinematográfica, ya estarás visionando si tu mente, no es demente)

Loriiiiiiiiiiiiii tooooooo

Loriiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii tooooooooooo

Piiiiii Piiiiii Piiiiiiiiiii Loriiiiiiiiiiiiiii to Piii Piiiiii Piiiiiiii Piiiiii

Looooooooriiiiiiiii tooo


(En versión original subtitulada)

Publicado el miércoles, 3 de mayo de 2006, a las 23 horas y 26 minutos

CON UN PEDO DEL DIECIOCHO. Son las tantas. Mas de las cuatro de la mañana. Y la vuelta a casa sin guardaespaldas es digna de una película de espías mala.

Como en un certamen a “Mister Mamado” censurado y amañado, me encuentro de camino especimenes de todos los astados.

La ganadería a estas horas es floja pero muy variada. Yo siempre me he decantado por los “Voy bien. Voy bien.” porque es proporcional las veces que dicen esa coletilla con sus grandes sandeces de libro gordo de Zoquete: “Soy como un volcán. He comido pétalos de rosa. ¿Á que se nota?” (¿Cuál era la pregunta: qué si estás dando la nota? Es que no te he oído bien, la baba, para ti: lava, que segregas es tan asquerosa que me pregunto si una rosa puede llegar a oler tan mal. Y por cierto, ese chicle que llevas pegado en la solapa, impide que me abalance. Pero tranquilo, que llamaré a ICONA y les alertaré de que hay un cráter abierto por esta zona que está arrasando todo a su paso. Fíjate, nos estás echando. Realmente eres como un volcán, fétido)

Tenemos también a los “Anestesiados” con un encefalograma plano que ni sienten ni padecen. Para llegar finalmente, a los “Pollos asados”: Sudan como ellos, siempre dan vueltas sobre si mismos, sobre un amigo... y llevan una moña que les deja sin memoria, esas y las próximas doce horas.

Por la noche todos los gatos más que pardos son opacos. Ni les ves ni te ven. Aunque mucho me temo que los vecinos del cerdo que des-bebía sus litros de cerveza, cuando lo huelan le verán como lo que es, un gorrino, marrano y tocino.

Con un pedo del quince, o del dieciséis, dónde mejor se está es en la horizontal. Ya lo dijo aquel: Apagado o fuera de cobertura en estos momentos.

Publicado el domingo, 30 de abril de 2006, a las 2 horas y 59 minutos

MARCAR, CORTAR Y PEINAR. Hoy he ido a la peluquería. Y nada más entrar, salía una desahogada y llorosa, pero peinada cabecilla.

Sus palabras de despedida textuales lo confirmaban: “Perdóname, no suelo ser tan... (sollozo) pero es que... (gemido). Gracias.

... y yo valiente, y sin pensar en que iba a tener esa seudo consejera mi cabellera, me he lanzado, NO HAY MIEDO, SÓLO ESTREMECIMIENTO. Y he afirmado: hazlo lo que quieras que me quede bien o genial.

Así confirmo que no me da miedo el diván del peluquero.

La revista de espera, que te saluda con prisa porque la ves y no te quedas: HOLA, ha confirmado mis sospechas: todas son unas frescas. (Porque pueden y las dejan) Como bien dice un amigo: “Si las pagaran por ser pordioseras, comerían excrementos y lo anunciarían a los cuatro vientos”

En el porno de esta semana, sin ir en la portada, una famosísima modelo (Naomi K. de 42 tacos) presuntamente, ha agredido a su ayudante (Ciudadana X de 41 juramentos) con un teléfono móvil. (Veis como siempre no es útil saber leer)

Y yo sin saber que hacer, y prisionera con la cabeza en un mini túnel antigravitatorio, me he dejado llevar y me puesto a leer. (No siempre es peor de lo que uno piensa: es perverso, fatal)

¿Pero cómo coño se puede agredir hoy por hoy a alguien con un minúsculo, insignificante y enano aparatito, micrófono receptor inalámbrico?

Yo comprendo que en el siglo pasado, (cuando tenían forma de ladrillo y pesaban como dos, pero rellenos de cemento), le matabas, le levantabas la tapa de los sesos, ¿pero ahora? si muchos son tan pequeños que al buscarlos en el bolso los confundes con el chisquero. No me lo explico. A no ser, que la pobre, no tenga dinero y lleve uno de aquellos “armarios locutorios” de kilo y medio, o que sea mujer que no la guste ir a la moda. O..., repito: o..., vuelvo a repetir: o... (Mi cabeza busca una explicación pero se bloquea... se me ha colgado...)

Yo es que lo leía y no daba crédito: “detenida por ser agresiva en otra ocasión” (Si ya he dicho yo siempre que el guardar una dieta produce mucho miedo. La gente muerde porque no traga lo suficiente. Y claro, no te traga, ¡es imposible!, no está acostumbrada) “... la victima de la agresión está ingresada en el Hospital...” (Que tendría ¿el último pincho de tortilla?)

Paso la hoja intentando cambiar de circo y me encuentro en plena pista central, lo último en bodas: el trajes de novias y el de novio para perros que se ofrezcan amor duradero: Cuánto es eso... ladrido y medio?

Es que es el colmo. Lógico que consideren a ese tipo de revistas porno del duro.

... Es que te ablandan el seso en el secador y luego llega la profesional y te tira de los pelos. Lógico que las peluqueras sepan todos los cotilleos... lógico.

Marcan su terreno, cortan lo que quieren y luego hacen que te mires a su espejo mientras te dicen: ¿Á que te gusta tu nuevo aspecto? ¡Cómo no te va a gustar si te han lavado el cerebro!

Publicado el martes, 25 de abril de 2006, a las 15 horas y 31 minutos

COMO EL AVE FÉNIX NERÓN HA SURGIDO DE SUS CENIZAS. Este verano, como aquel veterano romano, nos vamos a hartar del dorado.

Bolsos, zapatos, y por supuesto, todos los complementos, nos van a deslumbrar con su cansino destelleo.

No es que se vaya a llevar los tonos ORO, es que vamos a parecer sucursales del trapicheo. Visto lo visto, estoy pensando en acercarme a mi espectacular dentista (lo digo, porque todos llegamos y abrimos la boca de par en par, y hasta si nos descuidamos, se nos cae la baba.) y solicitar un baño de este preciado metal.

Y es que ya no se lleva el blanco inmaculado... este año, todos, como árboles de navidad: opción A de Oro, y la B: de Plata (de la que caga la vaca).

Si Nerón levantara la cabeza no sólo iba a flipar. Se iba a cortar las venas por no poder destacar.

¡Qué chabacano todos vestidos de mina pulida! ¿Será este año el centenario de “Las minas del Rey Salomón” y yo no me he enterado?

O es que se han cansado de especular con las viviendas y lo que se lleva ahora es relucir y lucir, todo el patrimonio a cuestas, como si uno fuera una sala de fiestas de los años 80.

Este año, las pobres abejas se van a desorientar: ¡Qué chungo lo van a tener para
polinizar! ¿Dónde se van posar? ¿Van a ser capaces de encontrar las flores entre tanto destello y centelleo?

¡Huyamos que viene la moda y nos quiere envolver como regalos de boda!

Publicado el domingo, 23 de abril de 2006, a las 18 horas y 40 minutos

ES COSA MIA... o todos los americanos tienen un bate de béisbol?

Película que veo, película en la que al entrar un extraño en su casa, baja el intercepto con su bate preparado para golpear y cambiar de base. (La base del cerebro del salteador, por una mucho más plana y crujiente)

¿Acaso todos los americanos juegan al béisbol con los del trabajo? ¿O más bien lo compran para dejarlo debajo de la cama como el que cuelga una herradura esperando que le colme de suerte? (... o se quede sin ella un caballo que pasaba tranquilamente por su puerta. Creo que hay la misma probabilidad..., pero ¡son yanquis!... ¿Cómo voy a convencer a alguien que primero dispara y luego pregunta? ¡Qué aquí el orden de los factores, sí afecta al producto, que con el cambio sale nulo. Cero. Y lo digo por el agujero.)

Los españoles somos más chulos o más cobardes, dejamos los bajos de la cama despejados por si hay que camuflarse, con las pelusas y las pantuflas, y de bajar... bajaríamos con un balón firmado por los jugadores del equipo: ¿Hace un partido, los tuyos contra los míos, no te puedes negar, yo juego en casa, yo decido?

Quizá sea ese el sueño americano: Dormir con un bate debajo. Quizá la típica familia americana conste de padre, madre, perro y bate. (Ah! Ya sabía yo que se me olvidaba alguien: el repelente niño pecoso y pelirrojo que salva no sólo al mundo, sino a sus padres, porque claro: él, es el Único en el Universo que domina Internet, y aunque tiene un coeficiente que no llega a sesenta y tres, es capaz de descifrar lo mismo jeroglíficos incas que egipcios.)

¿Resentida yo?... Es que estoy hasta las amígdalas de que el repelente enano me fastidie una peli que ya de por sí, hace aguas nada más quitar los titulares. Lo reconozco, no soy nada agresiva, pero cuando le veo aparecer, me dan unas ganas de decir: ¡¡¡HERODES!!!

Publicado el miércoles, 19 de abril de 2006, a las 16 horas y 27 minutos

< 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 >
Ilustración de Toño Benavides
L M X J V S D
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30
  
  





Bitácoras de Bestiario.com:
Afectos Sonoros | Cómo vivir sin caviar | Diario de una tigresa
El mantenido | El ojo en la nuca | Fracasar no es fácil
La cuarta fotocopia | La guindilla | La trinchera cósmica
Letras enredadas | Luces de Babilonia| Mi vida como un chino



© Bestiario.com 2004
bestiario@bestiario.com

Un proyecto de TresTristesTigres