www.bestiario.com/fotocopia

IGUAL, DIFERENTE. El sueño siempre era diferente. En la ventanilla de alguna administración, tras días de espera, escuchando cómo le dicen que le falta algún trámite. En un cruce de caminos idénticos, sin ninguna pista que le ayude. En una cornisa de un edificio sin ventanas mirando al vacío. En un pasillo interminable, sin principio ni fin.

El sueño siempre era igual. Agobio, estrés, ansiedad, incredulidad. Y nunca sabía cómo había llegado hasta esa situación. Y nunca sabía porqué. Y siempre sentía que no podía hacer nada, que el desenlace en su contra era inevitable. Y los momentos previos al desenlace se dilataban hasta la eternidad. Y en el centro siempre estaba G.

Por suerte siempre era un sueño, y siempre podía despertar. Hasta hoy.

Publicado el sábado, 10 de junio de 2006, a las 11 horas y 17 minutos

ANDARES. Hola, soy Daniel Cano (léase como se leería Troy McClure). Seguramente me conocerán por capítulos anteriores, como Sumando matrículas o En ocasiones veo accidentes. Hoy continuaremos con Andares.

Con carácter permanente, soy orgulloso poseedor (no sé si orgulloso es la mejor palabra, pero es la primera que me ha venido a la cabeza) de una serie de manías cuando voy andando por la calle. Como además soy no-orgulloso no-poseedor de carnet de conducir, esta circunstancia sucede casi a diario.

Además de las clásicas heredadas de la infancia, que hay días que aparecen y días que no, de pisar siempre la baldosa del mismo color o no pisar las líneas, y más bien son inconscientes, sumo alguna extra. Por ejemplo, no me gusta andar en línea recta demasiado tiempo. Cuando voy andando a algún sitio, intento callejear haciendo algún que otro quiebro, evitando las calles largas, que además suelen ser las principales.

Lo que me lleva a la segunda. Suelo evitar caminar por donde hay mucha gente. Me agobian, algunos días más que otros. El que se te cruza, el que ocupa la acera entera y va mucho más lento que tú, el que se para a mirar vete a saber qué, el que va cogido de sus ocho amigos y parece que tiene miedo de separarse algo, no sea que los vaya a perder para siempre, el que va cargado de bolsas, el que hace eses, el que se gira de improviso... La fauna de la acera es insondable, y difícil de esquivar.

También me resulta incómodo repetir un trayecto reciente. Por ejemplo, si voy de A a B, para luego volver a A, intento volver por otro camino. Parece que se me hace más llevadero.

Si a todas estas manías permanentes, sumamos las de temporada, a veces es realmente difícil desplazarse. Por ejemplo, en verano hay que evitar el sol, y en invierno buscarlo.

Supongo que lo único que evita que me vuelva loco es que casi siempre voy pensando en mis cosas. Gracias a esto ni siquiera veo por dónde voy, lo que me hace acreedor a morir atropellado en cualquier momento. Ya me pueden ir guardando asiento al ladito de Gaudí.

Publicado el miércoles, 7 de junio de 2006, a las 12 horas y 16 minutos

COMUNICACIÓN. Volvía del bar, todavía con el regusto de la primera y última cerveza en la lengua. Era el repostaje obligatorio de todos los días a la vuelta del trabajo. Arrastrando el maletín, disimulando el disfraz obligatorio de todos los días gracias a la corbata suelta, aterrizaba en el bar, en su bar, y se dedicaba a arreglar el mundo entre amigos y cacahuetes.

Hoy habían llegado a la conclusión de que el mayor problema del mundo actual es la incomunicación. El hombre no estaba preparado para vivir en un entorno más grande que un pueblo pequeño, donde todos pueden conocerse por su nombre o su mote, y al aumentar el tamaño de su hábitat, se producía el aislamiento, el silencio, la distancia, el abandono, la violencia, la insolidaridad.

Él sostenía que recuperando la comunicación se recuperaría al ser humano cercano, el que ayudaba a sus congéneres simplemente porque podía saber si les pasaba algo. Hoy todos habían tenido que rendirse ante sus argumentos, y eso le gustaba. Y le encantaba recordarlo camino de su casa.

Cuando subió en el ascensor con el vecino de arriba, volvió a hacer como que leía las recomendaciones de seguridad. No quería que le estropearan un momento como ese.

Publicado el viernes, 2 de junio de 2006, a las 3 horas y 08 minutos

TRISTÁN ENCOGE. Cuando era pequeño y empezaba a leer, hace ya unos 24 años más o menos (aprendí a leer con poco más de un año o con cuatro, según quién cuente la historia), uno de mis libros favoritos era Tristán encoge.

Era un libro infantil, con más cantidad de dibujos que de texto, y básicamente contaba la historia de un niño que encogía hasta hacerse diminuto. No sé cómo acababa, pese a que recuerdo el libro con mucho cariño (también creo que me daba algo de miedo, pero de esto no estoy seguro).

Hoy he ido a la consulta con el anestesista. Es la revisión de rutina previa a que me operen próximamente. Se me disloca el hombro con bastante facilidad, y me impide hacer actividades de riesgo como ducharme, desperezarme o apagar la luz de la mesita de noche. No es que no haga esas cosas, pero tengo que hacerlas con cuidadito.

Como decía, he ido a la consulta, y previamente a las preguntas de rigor de si bebía, fumaba, fumaba porros o consumía coca (he respondido que no, el hombre se ha extrañado tanto que me ha repetido la pregunta, y cuando he vuelto a responder que no, esta vez sonriendo, me ha dicho que si estaba seguro), me han pesado y medido. Y aquí es donde quería yo llegar, pese a las vueltas que he dado para ello: he empezado a encoger.

La última medida oficial decía que yo era Daniel Cano, varón, 63 kilos de peso, 1'68m de altura. Hoy soy Daniel Cano, varón, 68 kilos de peso, 1'66m de altura.

Uno con sesentayseis. Dos centímetros menos. Hoy pueden ustedes mirarme un poco más por encima del hombro que ayer.


P.D: Buscando imagen para acompañar el post, he encontrado la portada de mi libro. No sé si lo he dicho alguna vez, pero yo creo en los viajes en el tiempo...

Publicado el miércoles, 31 de mayo de 2006, a las 12 horas y 32 minutos

VALOR DE MERCADO. Supongo que los internautas habituales tenemos una serie de webs de cabecera, que visitamos todos los días, a veces incluso varias veces. Yo suelo echar un vistazo al panorama periodístico nacional, básicamente a través de las webs de As y Marca, visito Bestiario para ver qué escriben mis vecinos (a veces incluso les contesto), y repaso Yonkis y Microsiervos.

Ésta última ha sido el último gran descubrimiento, valga la redundancia. Gracias a ella he descubierto que soy friki, geek, nerd y algunas cosas más. Y he descubierto que no tengo precio.

Porque gracias a una aplicación se puede calcular el valor de mercado que podría llegar a tener un blog, en este caso mi propio blog. El otro día hice la prueba. Puse la dirección en la casilla correspondiente, pulsé y tras unos segundos interminables (décimas más bien), supe que mi blog no tenía precio.

O sea, que su valor era de 0$ USA. La puja ha empezado, ¿quién da más? No podréis decir que no os lo pongo fácil...

Publicado el martes, 30 de mayo de 2006, a las 19 horas y 33 minutos

INTERÉS GENERAL. Estudios fidedignos realizados por mí mismo, elevan el número de lectores habituales de este humilde blog al impresionante número de diez, aunque puede que hinche las cifras, empezando porque me he contado a mí mismo. Cualquier día paso lista y nos sorprendemos todos viendo que hemos superado las espectativas y somos lo menos once.

En cualquier caso, viendo el interés suscitado por mi post anterior sobre los Tenenbaum, insistiré en el tema.

Gracias a un par de benditas cualidades de mi señora, una la de pensar que nunca va a lograr dormirse, la otra la de dormirse con suma facilidad, he podido ver The Royal Tenenbaums varias veces en los últimos días, sobre todo el principio. Y descubro cada vez más cosas.

No haré una tesis sobre la película, pero sí insistiré en su recomendación, y diré que las sensaciones positivas que sentía al verla la primera vez, se han concretado.

Por mi parte, le voy a conceder una segunda oportunidad a Life aquatic, del mismo director, y que me pareció un auténtico peñazo la primera vez que la vi.

Publicado el martes, 30 de mayo de 2006, a las 19 horas y 05 minutos

THE ROYAL TENNENBAUMS. Manifiestamente limitado para hablar de cine como lo haría Betaville, o cualquier otro crítico (todos por debajo de Sus capacidades), intentaré hablar de esta película a mi manera.

Rara, magnética, cuidada, melancólica, diferente, en ocasiones sorprendente. Las sensaciones que me provoca son contradictorias. Estuve a punto de quitarla un par de veces, pero había algo que me lo impedía. Por si fuera poco, el regusto que me ha dejado es bueno, y mejora por momentos.

Hay algunas películas que las ves y te parecen fantásticas, y al cuarto de hora no ha quedado nada de ellas, y otras que en principio no te han gustado, y en cambio van abriendo recuerdos que te hacen recordarlas durante mucho tiempo.

Ahora mismo tengo conmigo la melancolía que impregna la historia y a casi todos los personajes, hieráticos y aparentemente insensibles, exceptuando a Royal y a Chas Tenenbaum (Gene Hackman y Ben Stiller). Tengo también una película hecha principalmente a base de imágenes con composiciones centralizadas, los actores frente a la cámara, tensas a la vez que calmadas, donde parecía que en cualquier momento iba a pasar algo, pero nunca pasaba (destaco la llegada de Richie a puerto, cuando ve a su amada, él en primer plano, centrado, inexpresivo, y un grupo de oficiales de su barco, pulcramente de blanco desfilan tras él). Tengo también una serie de planos secuencia, bodegones donde se suceden diferentes escenas y los hechos se aceleran, en contraposición con el resto de la película.

Y tengo una recomendación lista para dársela a todo aquel que la pida: merece la pena verla, aunque sé que no a todo el mundo le convencerá.




P.D: Buscando vínculos para poner en el post, al poner Tenenbaum en Imdb , resulta que salen bastantes personas con ese apellido (mucho más común de lo que yo pensaba), y muchas de ellas coinciden con los nombres de los personajes de la película. ¿Algún vínculo con esto que yo desconozca?¿Hay ahi algún frikie-cinéfilo que pueda hacer luz ante estos misterios?

Publicado el domingo, 21 de mayo de 2006, a las 12 horas y 26 minutos

< 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 >
Ilustración de Toño Benavides
L M X J V S D
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29
  
  





Bitácoras de Bestiario.com:
Afectos Sonoros | Cómo vivir sin caviar | Diario de una tigresa
El mantenido | El ojo en la nuca | Fracasar no es fácil
La cuarta fotocopia | La guindilla | La trinchera cósmica
Letras enredadas | Luces de Babilonia| Mi vida como un chino



© Bestiario.com 2004
bestiario@bestiario.com

Un proyecto de TresTristesTigres